Menu

Habitantes del planeta Tierra celebran un año nuevo gregoriano esperando que termine la tormenta

Habitantes del planeta Tierra celebran un año nuevo gregoriano esperando que termine la tormenta

Los países que se rigen por el calendario gregoriano celebraron el Año Nuevo que comienza. Sus habitantes, junto con cerrar el capítulo en cuestiones de orden cívico comercial, buscan infructuosamente dar un sentido más trascendente a la etapa vivida para así desear que la próxima sea mejor.

Comienza un nuevo año en la cuenta del calendario gregoriano y las personas atrapadas en esa tridimensionalidad repasan el año pasado naufragando entre lo que quisieron ser o hacer y lo que alcanzaron. En casi cualquier hogar se repite la escena de estrés, frustración y vacío que conlleva el creer haber cruzado una puerta que en realidad no existe, por lo menos en el sentido trascendente al cual el ser humano pertenece.

Solo hace falta conocer un poco de la historia de este calendario gregoriano para entender que solo está al servicio del que gobierna, oprimiendo el misticismo multidimensional del gobernado.

Casi todo el mundo utiliza hoy este calendario, el cual está absolutamente desincronizado de los ciclos de nuestra naturaleza y de la que habitamos. Posee doce meses que constan algunos de 28, 29, 30 y 31 días. En su elaboración estuvieron presentes las motivaciones más oscuras e intereses materialistas que solo los seres no humanos y el hombre contra el hombre pueden concebir. El resultado despoja a cada uno de los días de todo sentido, más que el último día del mes para el asalariado que cobra su recompensa, la fecha de cumpleaños, y el resto de las fechas comerciales como Halloween, navidad, año nuevo entre otros. Ni siquiera los nombres de cada mes se corresponden al significado de las palabras, ya que septiembre no es el séptimo mes, ni octubre el octavo, noviembre el noveno, ni diciembre el décimo.

Cualquier búsqueda de sentido trascendente basado en sus fechas, es indagar en un estéril vacío que termina por recargar más aun el equipaje que llevaremos con más peso del necesario al cruzar la supuesta etapa siguiente.

Sin embargo en esta ocasión, el comienzo de un nuevo año gregoriano ha coincidido con una nueva Onda Encantada en esta evolución constante que nos ofrece el Calendario de las 13 Lunas. La Onda Encantada del Espejo nos propone 2 tareas específicas: Vernos en el reflejo de eso que no nos gusta, entender que si lo vemos es que lo somos, aunque sea en una parte muy pequeña; Y poner orden para cerrar.

Podemos ordenar materialmente nuestra casa, escritorio, ropero, pero también hacer psicoterapia y así dar un orden en nosotros mismos, de esta forma recuperar las fuerzas que quizás perdimos en la Onda Encantada de la Serpiente.

El propósito del Espejo es justamente reflejar el orden divino en uno, la tarea es cortar con la ilusión y creencia que no provenga de uno mismo, estar atento a lo que atraemos ya que es allí en las sombras de nuestra esencia personal donde radican las claves aún sin resolver de nuestra personalidad.

Quizás descubras que has hecho la mitad o menos de las cosas que te habías propuesto en estos 365 días pasados. Tuvieron lugar muchos cambios en ti, a tu alrededor, y seguirán pasando, ya que aún estamos en el año de la Tormenta Espectral Azul, el cual comenzó el 26 de julio de 2016 y concluirá recién en el 24 de julio de 2017 de la cuenta gregoriana. Así transformarnos de manera completa.

El año de la Tormenta Espectral Azul, nos permite la autogeneración de nuestros propios cambios en forma acelerada, violenta y profunda, tanto para uno mismo como para los seres que tenemos a nuestro alrededor. Esta es la misión de este giro cíclico ascendente de evolución, producir las condiciones necesarias para el crecimiento espiritual y la limpieza emocional continua, rompiendo estructuras mentales que nos permitirán encontrar la iluminación para cuando lleguemos al día fuera del tiempo.

Si durante este año de la Tormenta Espectral Azul hemos permanecido dormidos, tanta energía en nuestro interior nos ha estado enfermando psicológicamente, ya que no hemos producido los cambios que este año nos propone. Tanta energía pudo provocar un ambiente denso a nuestro alrededor, sintiéndonos malhumorados y fuera de control.

En cambio, si estamos despiertos podemos seguir autogenerando transformaciones en nuestras vidas que nos traen alegría, crecimiento, evolución y mejoramiento.

Cuando termine esta tormenta vendrá la iluminación del sol y su conciencia universal.

In La Kech (Yo soy otro tú).

Síguenos en facebook

back to top
Info for bonus Review bet365 here.