Menu

Psicólogo Rodrigo Molina Miranda: “…son acusaciones mal intencionadas, sin respaldo y muy probablemente motivadas por envidia.”

Psicólogo Rodrigo Molina Miranda: “…son acusaciones mal intencionadas, sin respaldo y muy probablemente motivadas por envidia.”

Ex Presidente del Colegio de Psicólogos hace sus descargos sobre graves acusaciones de Irregularidades Financieras, Administrativas y Legales relacionadas a su gestión.


Información entregada por el Acontecer y ratificada como libertad de expresión por la Corte Suprema de Chile.

En el afán de informar con claridad e imparcialidad entregamos el Comunicado del Ex Presidente y actual Secretario de la orden Don Rodrigo Molina Miranda. Lo entregamos sin edición de texto alguna y sin comentarios para que ud. juzgue y se haga una opinión.

 

A quienes les interese:

A continuación yo, Rodrigo Molina Miranda, expondré una serie de acusaciones que los señores Milton Galdames y Ronald Troncoso formulan constantemente contra mi persona en distintos canales de redes sociales virtuales los cuales comprometen mi imagen pública y probidad como dirigente

Previo a ellas intentaré contextualizar:

Durante los últimos 6 años ambos se han dedicado sistemáticamente a intentar dañar mi imagen y mi honorabilidad como dirigente con evidente alevosía. Para ello, utilizan un sitio web de propiedad de Galdames y administrado por el mismo en el URL www.elacontecer.cl el cual tiene aspecto de portal noticioso. 

Me parece importante mencionar, como dato curioso, que Ronald Troncoso fue uno de mis compañeros de generación de universidad en mis primeros años, época en la cual yo mantuve buena relación con él. Al menos era lo que yo pensaba.

En el año 2015 me vi obligado, junto a otros colegas afectados por estas acusaciones, a solicitar un recurso de protección a la Justicia para que Ronald Troncoso deje de injuriarme en redes sociales. La Justicia finalmente falló a mi favor condenando a Troncoso a pagar las costas del juicio y se le exigió retirar todos sus dichos.

Por esta razón hoy utilizan el sitio www.elacontecer.cl Puesto que la estrategia es bien simple: Galdames publica en el sitio web y luego Troncoso difunde los links en las redes sociales. De esa manera elude la responsabilidad por una eventual acusación de desacato a la sentencia que le impuso la Corte de Apelaciones. Además, al publicar sus “noticias” generan la falsa sensación de que se trata algo objetivo y que no son ellos los autores de esas publicaciones (nunca aparece el autor en ellas), presentándolas como si fuesen otros quienes las escriben, cuando en realidad son creaciones propias. Si se quiere indagar basta con explorar el sitio web aludido y para un buen observador saltan a la vista las peculiares características de ese portal.

No obstante, como algunos aspectos de sus acusaciones parecen serias de todos modos tienen la capacidad de generar dudas en muchas personas desinformadas y de buena fe. Por esta razón expondré las más importantes y acompañaré mi versión de los hechos a las que aluden

EA: El vicepresidente al renunciar, deja una carta sobre las motivaciones de su renuncia, en la cual se señala explícitamente que se deben a las decisiones inentendibles y erradas sobre el manejo del patrimonio del colegio y su administración. (Se refieren al Directorio que presidí 2012-2015)

El Vicepresidente a quien se alude es Pablo Sierra, quien renunció el último año de gestión de ese directorio, el año 2014, y su salida se debió a que no estaba de acuerdo en el diseño del nuevo sitio web del Colegio en ese entonces. Antes de renunciar se ausentó aproximadamente dos meses de su cargo periodo en el cual no respondió ningún tipo de comunicación. Se perdió todo contacto durante ese tiempo, Su salida fue solicitada por el Consejo de Representantes Regionales a raíz de su prolongada ausencia. Finalmente Pablo se reportó y presentó su renuncia en forma voluntaria.

EA: Varios directores renuncian al Colegio (Se refieren al Directorio que presidí 2012-2015)

La realidad es que en ese periodo renunciaron solo tres colegas de un total de nueve, lo cual es un fenómeno habitual en la historia del Colegio. En efecto, en la mayoría de los Directorios se producen renuncias por muchos motivos: falta de tiempo, desmotivación y/o desacuerdos con la línea política que se impone por mayoría.

En aquel directorio fueron los colegas María Magdalena Loredo, Patricio Vergara y finalmente Pablo Sierra los que renunciaron.

Loredo renunció por problemas de tiempo para ejercer su rol, Vergara también renunció por tiempo pero además expresó su divergencia con algunas decisiones. El caso de Pablo Sierra ya se explicó.

EA: Fue así que se nombraron y pasaron muchos directores durante el periodo liderado por Rodrigo Molina, cada uno sin ningún tipo de elección y sin ninguna acción gremial significativa (Se refieren al Directorio que presidí 2012-2015)

Efectivamente no hubo ningún tipo de elección para designar a los reemplazantes de los 3 colegas que renunciaron. Pero esto no es nada de extraño, de hecho las mismas normas del Colegio definen que así se haga.

El Estatuto del Colegio indica que hay que proceder de esa forma en el Art. Vigésimo Primero, el cual señala que ante la vacante de directores el Directorio tiene la facultad de designar. Es lo que siempre se ha hecho.

Decir que fueron “muchos” así como calificar la calidad de la gestión de aquellos es un mero juicio arbitrario que cualquier persona es libre de emitir, pero que no constituye ninguna infracción a ninguna norma.

EA: Conocido es por los psicólogos en redes sociales la defensa férrea de don Rodrigo Molina al sistema de acreditación de la CONAPC.

Esto es falso, todo lo contrario. Yo fui el primer presidente del Colegio en señalar en la mesa de la CONAPC que esa entidad incurría en problemas de conflicto de interés al incorporar a los dueños de centros de formación en la toma de decisiones. Al mismo tiempo, durante esa gestión se implementaron revisiones sistemáticas a la CONAPC, se les obligó a ser revisados por la Comisión Revisora de Cuentas y se reivindicó la responsabilidad legal del Colegio sobre el sistema de acreditación.

Nuestra intención en ese entonces, como Directorio, era corregir los vicios que cometía la CONAPC y que yo expuse ante ese organismo. 

EA: Años atrás, algunos colegas le entregaron los antecedentes (a R. Molina) – los cuales como presidente él debía manejar – sobre el “convenio” de la CONAPC y FONASA y su legalidad. Haciendo caso omiso de su responsabilidad de respetar la Legislación Vigente, en vez de enfrentar el problema, permitió que fueran los colegas sin apoyo ninguno quienes enfrentaran el tema en Contraloría y el Minsal.

Esto es falso. Lo que realmente ocurrió es que Ronald Troncoso, en una exposición que hizo en la sede mencionó a los asistentes que la CONAPC era ilegal. Frente a esa dura afirmación, como hasta ese entonces yo era amigo cercano de Troncoso, organicé una reunión entre el entonces asesor jurídico del Colegio Don Enrique Díaz y Ronald Troncoso, con la finalidad que este último exponga sus planteamientos al abogado.

En la reunión los argumentos del Sr. Troncoso fueron rebatidos por el abogado uno por uno lo cual provocó su ira, a raíz de ello increpó y descalificó la idoneidad del Sr abogado (con una trayectoria profesional de más de 40 años) 

Ante mi sorpresa, por el nivel de alteración del colega, claramente inadecuado, le solicité que haga llegar por escrito sus argumentos en forma ordenada, lo cual aceptó. Sin embargo el escrito nunca llegó a mis manos pese a que se lo solicité en reiteradas ocasiones.

Es decir, Troncoso nunca quiso proporcionar por escrito las razones por las cuales él suponía que la CONAPC era ilegal. Si me hubiera proporcionado su informe yo podría haber hecho algo en esa dirección, porque él sabía que nuestra intención era corregir los vicios de esa unidad, pero al final el nunca entregó nada, pese a que se había comprometido a ello.

EA: Conocido es también como en su periodo él (Rodrigo Molina) fomentó la creación de nuevos cobros para la acreditación de especialidades a través del Colegio (información actas directorios 2013- 2014).

Esto es falso. Jamás se crearon nuevos cobros ya que la CONAPC gozaba de un funcionamiento autónomo respecto al Directorio Nacional del Colegio.

Ni siquiera existió una intención de esa naturaleza desde el entonces directorio. Todo aquello se puede verificar en las actas que él mismo menciona.

EA: Se realiza una auditoría financiera externa al Colegio a petición de colegas disidentes,

Esta afirmación es falsa. La verdad es que fui yo, en el ejercicio de mi cargo de Presidente quien propuso instalar una política permanente consistente en que cada vez que asuma un nuevo directorio el Colegio instruyera una auditoría externa que revise contablemente el periodo del directorio antecesor. Esto se hizo el 2012 (para auditar del 2009 al 2011) y luego se volvió a hacer cuando correspondía conforme esta política. Es decir el 2015 para revisar desde el 2012 al 2014.

Nunca fueron auditorías solicitadas por ningún colega disidente a raíz de alguna irregularidad, como intentan hacer creer estas personas, sino que se realizaron conforme la política que yo mismo había propuesto.

EA: esta reveló (la auditoría) que en cada año se perdía contablemente de más de 38 millones de pesos, debiendo agregar a eso: pagos sin contratos, pagos sin detalles de trabajos realizados, egresos de dinero sin comprobantes, utilización de tarjetas de créditos con fines personales, pagos de viáticos de trabajo sin justificación, contabilidad no verídica y un largo etc.

La supuesta pérdida de dinero de 38 millones es una mera interpretación de Galdames y Troncoso. Los hechos concretos se encuentran disponibles en los informes de esas auditorías externas y además constan los informes de la Comisión Revisora de Cuentas de esos años. Todos esos son documentos públicos y como tales pueden ser consultados por quien lo desee.

EA: El Ps. Rodrigo Molina Miranda presenta al psicólogo colegiado, señor Alejandro Escudero Sepúlveda, el cual negocia con el Directorio la realización de un estudio de Planificación Estratégica por $4.000.000 cuatro millones de pesos.

Esto es correcto, con algunos alcances importantes que señalar. Pero en ningún caso tiene nada de malo.

La realidad es que al Sr. Escudero el Directorio Nacional le encargó diseñar y proponer un proceso de planificación estratégica para el Colegio. Este cumplió con el requerimiento y presentó un plan valorizado pero sin incluirse él en el proyecto. Fue una propuesta para que otros la ejecuten.

El Directorio en pleno debatió el proyecto y estimó que era necesario que el mismo colega Escudero sea quien desarrolle el proceso en forma remunerada para asegurar su correcta ejecución. Cosa que el colega Escudero aceptó.

Inicialmente el presupuesto presentado por Escudero superaba los 8 millones de pesos pero éste se debatió primero a nivel de Directorio y luego pasó al Consejo de Representantes Regionales quedando recortado en los $4.000.000 finales.

Este monto incluía financiamiento de traslado y hospedaje del colega Escudero en las distintas regiones a donde tendría que desplazarse para realizar las actividades con colegas residentes en 3 regiones del país por un periodo de 7 meses. El total señalado se usó para solventar sus honorarios profesionales como también los costos operativos que hubo que afrontar. El monto estaba aprobado por dos instancias, el Directorio Nacional y el Consejo de Representantes Regionales, es decir, fue ampliamente debatido y resuelto en las instancias formales y democráticas existentes.

Como se puede verificar, no existen pagos “millonarios” como señalan Galdames y Troncoso, a no ser que el parámetro que ellos utilicen sea el de países muy vulnerables económicamente.

El informe de ese trabajo también fue entregado junto a las fotografías testimoniales.

EA: Rodrigo Molina, es responsable directo (como Presidente gremial) de realizar un acto contrario y prohibido en los estatutos del gremio. Explícitamente, y con todas sus letras: La prohibición de negociación económica alguna entre el Colegio, los Dirigentes y sus asociados colegiados.

La supuesta prohibición que se señala no es tal.

La verdad es que antes de formalizar el honorario del colega Escudero yo mismo hice la consulta al asesor jurídico respecto a la interpretación del Art Vigésimo Tercero letra f del Estatuto que da origen a esta confusión. El abogado de la época, Sr. Enrique Díaz informó que el acto no contravenía la norma antedicha. Es más aún, el asesor actual del Colegio, Sr. Humberto Ruiz señala, mediante un informe en Derecho llega a una conclusión coincidente, y agrega algo más, cito textual “En el presente caso, la interpretación literal y extensiva del artículo 23 letra f) de los Estatutos del Colegio de Psicólogos de Chile A.G. lleva al absurdo que los psicólogos colegiados estarían siendo discriminados, en comparación con sus pares no colegiados, para prestar servicios profesionales y ya sea a honorarios o por medio de un contrato de trabajo en distintas áreas al Colegio de la Orden.” El mismo informe agrega lo siguiente “Toda persona tiene derecho a no ser discriminada mediante el establecimiento de diferencias arbitrarias. Así la fórmula constitucional contenida en el inciso tercero del artículo 19 N° 16 de la Constitución Política dispone: "Se prohíbe cualquiera discriminación que no se base en la capacidad o idoneidad personal".

Por esta razón, el espíritu de la norma de prohibición estatutaria en la letra f del Art 23 pesa sobre transacciones patrimoniales del Colegio con sus socios, por ejemplo vender o comprar propiedades y/o bienes inmuebles. Pero en ningún caso impide que los socios presten servicios remunerados a la institución. Si así fuere, se estaría incurriendo en discriminación arbitraria vulnerando el Art. 19 de la Constitución Política de Chile

Por lo tanto, si en realidad existiese una prohibición, como creen Galdames y Troncoso entonces también hubiesen vulnerado el Estatuto varios otros colegas que tanto en la CONAPC como bajo directorios anteriores del Colegio trabajaron también en forma remunerada para la institución desde hace bastantes años atrás. Tendrían que investigarlos a todos.

Por ejemplo la CONAPC remuneraba a psicólogas colegiadas contratándolas como secretarias técnicas para revisar los antecedentes de las acreditaciones. Si eso fuera prohibido entonces Héctor Esquivel y Beatríz Gazmuri (presidente y tesorera de la CONAPC en esos años) también habrían vulnerado los Estatutos del Colegio y tendrían que responder por ello, lo cual no corresponde en función de lo ya expuesto.

La porfía de Galdames y Troncoso en intentar culpabilizar sólo a mi persona entonces evidencia un problema de encono personal fuera de toda objetividad

EA: El colega Alejandro Escudero, a pesar de no poder recibir pagos del colegio, acepta ser Director de dos comisiones, con asignación de presupuesto, muy importantes del Colegio y que tenían que ver con el nuevo proceso de acreditación de especialidades que se estaba desarrollando (Selección de Personal y Condiciones

Saludables)

Ya se aclaró que es falso que no podía recibir remuneración de parte del Colegio.

Lo otro que se señala, que el colega Escudero fue director de dos comisiones con asignación de presupuesto también es falso. 

Primero, el colega Escudero no fue nunca director de nada, sino que el rol que asumió fue de coordinador de las dos comisiones que se plantean. Una de estas comisiones es la que generó el Manual de Orientaciones Técnicas y Estándares para procesos de reclutamiento, evaluación y personas en contextos laborales, el cual ha sido el único manual de referencias técnicas que ha producido el Colegio de Psicólogos al menos en los últimos 15 años.

En segundo lugar, estas comisiones jamás contaron con asignación alguna de presupuesto. Al revés, todos los colegas que participaron en ellas lo hicieron de forma absolutamente voluntaria (ad honorem), de la misma forma en la cual el colega Escudero desempeñó su rol de coordinador de las mismas.

Tercero, estas comisiones jamás tuvieron nada que ver con ningún proceso de acreditación de especialidades. Ni siquiera existía el Departamento de Especialidades en ese entonces, lo cual da cuenta que todo es producto de la fantasía de los señores Galdames y Troncoso 

EA: Rodrigo Molina y el Directorio – designado bajo su liderazgo - nombra a Alejandro Escudero Sepúlveda como Presidente del Tricel de las nuevas y primeras elecciones democráticas en más de 15 años en el Colegio de Psicólogos.

Esto es una versión parcial de la realidad. Lo real es que el colega Escudero fue nombrado por el Directorio en pleno (no por mi) junto a las colegas Cristina Avila y Javiera Leon-Ravanal como integrantes de la Comisión Calificadora de Elecciones (CCE) Todas estas personas fueron consideradas por que a juicio de los directivos vigentes de la época habían dado pruebas de competencia, idoneidad, compromiso y probidad para desempeñar ese rol para el Colegio. El nombramiento se efectuó conforme las reglas vigentes a la fecha. Luego ellos como integrantes de la CCE se reunieron y eligieron al colega Escudero como su presidente. No hubo ninguna injerencia de mi parte ni del Directorio para ese nombramiento. Es obvio que influir en las decisiones del CCE no se puede hacer y la afirmación evidencia el desconocimiento de las normas de quien la sostiene.

EA: por escandalosas irregularidades en las elecciones, es impugnado el proceso en tribunales, y gana una “nueva lista”.

Las “escandalosas irregularidades” es una mera interpretación sensacionalista. Lo real es que efectivamente se generó un clima de confrontación debido a que la propaganda fue dura para todas las partes involucradas.

Finalmente ganó nuestra lista y la lista perdedora recurrió al Tribunal Electoral para impugnar el proceso. 

Es importante señalar que los colegas que concurrieron a Tribunales se saltaron el conducto previo que está definido en el Código de Ética de la Orden, por lo tanto cometieron una falta ética que nunca fue denunciada ni menos sancionada.

Para ello presentaron 10 supuestas irregularidades cometidas de las cuales el Tribunal Electoral sólo consideró una de ellas, la cual tenía que ver con una potencial vulneración del principio de secreto del voto en el caso de los votos electrónicos.

El Tribunal determinó que la elección debía repetirse. Nosotros acatamos la resolución de inmediato, sin ninguna apelación.

Al repetir la elección la lista perdedora logró ganar y fue la que asumió la administración del Colegio con Alejandra Melus de Presidente

La situación descrita refleja una falencia que fue reconocida por la misma Comisión Calificadora de Elecciones como un acto involuntario alejado de la mala Fe. Cosa que todos comprendimos. Pero lo más relevante de esto para mi es que yo, como persona natural, no tuve ningún poder de decisión en el diseño ni implementación del sistema eleccionario.

Entonces ¿porqué estas personas persisten obsesivamente en señalarme como responsable?

EA: Actualmente don Rodrigo Molina Miranda es Secretario General del Colegio de Psicólogos de Chile, ya que en su anterior mandato modificó el Reglamento de Elecciones, plasmando así una práctica llevada a cabo por más de 20 años. Ser director del Colegio de Psicólogos sin necesidad de elecciones o votaciones.

La norma que tanto le molesta a Galdames y Troncoso es la que define el Art 21 del Estatuto, el cual dispone que el Directorio tiene la facultad para designar directores de entre los socios sin necesidad de elección cuando se producen vacantes. No es una norma que yo haya concebido sino que viene de muchos años antes.

Por otra parte, la versión actual del reglamento de elecciones fue modificada por última vez el 2017 bajo el mandato de Alejandra Melus. En consecuencia, la última elección en la cual emerge el nuevo Directorio se hizo bajo una reglamentación que modificó el Directorio de Alejandra Melus, no el de Rodrigo Molina.

Además, en el último proceso sí hubo elecciones. Se presentaron 7 candidatos para un total de 5 cupos de directores. Uno de los candidatos fue Galdames. Resultaron electos los candidatos que obtuvieron las 5 primeras mayorías. Galdames quedó en 7º lugar.  

EA: utilización de tarjetas de créditos con fines personales

Este ha sido uno de los cuestionamientos más recurrentes y majaderos de estos señores. Se refieren al cargo en la tarjeta de credito del Colegio de una serie de compras efectuadas en la tienda Google Play, es decir apps de juegos y otras aplicaciones de celulares Android.

Estos cargos realmente existieron, y en conjunto suman un total de US$70,25 equivalentes a aproximadamente $46.400 de la época.

Lo paradojal es que fui yo quien fue alertado de la aparición de esta serie de cargos en la cartola de la tarjeta de crédito por parte del personal administrativo, y por lo tanto fui yo mismo quien informó de esta situación al Directorio Nacional de la época. En la ocasión se verificó que ninguno de los directivos que tenía acceso a la tarjeta había efectuado esta compra. De hecho, como se trata de cargos de Apps en Google Play resulta evidente que esos cargos solo se pueden hacer desde celulares Android, pero los directivos que teníamos acceso a la tarjeta usábamos celulares Iphone, por lo tanto no tiene sentido que hayamos realizado esas compras para fines personales ya que no las podríamos haber ocupado en nuestros celulares.

Verificado el hecho de que esos cargos no correspondían a ningún movimiento autorizado por el Directorio yo solicité al personal administrativo hacer la gestión ante el banco para solicitar la reversa de esos cargos, que se bloquee la tarjeta y se solicite otra debido a la posibilidad de que hubiese sido clonada.

Nunca se verificó por parte del entonces Directorio que se haya hecho la gestión bancaria solicitada porque estando ese proceso en curso se produjo el cambio de Directorio. Como el proceso eleccionario fue muy áspero ya que la lista contraria recurrió a Tribunales y generó un clima muy hostil, no hubo un traspaso administrativo de cargos y por lo tanto muchos procesos que estaban en curso no fueron considerados por el nuevo Directorio, esto provocó, seguramente, que esta gestión quedase inconclusa y que probablemente el Colegio nunca haya logrado las reversa de US$70,25 que correspondían a esos cargos en la tarjeta. 

EA: El 24 de abril de 2019 el Departamento de Fiscalización del Ministerio de Economía, envía un oficio al Colegio de Psicólogos exigiendo la aclaración de graves irregularidades contables encontradas por auditoría externa, en las cuales incluso se señala la existencia para el mismo periodo de 2 libros contables (uno con pérdidas y otros con utilidades).

Hace meses que estas personas vienen señalando que existiría una investigación del Ministerio por presuntas irregularidades. La verdad es que fue el mismo señor Troncoso quien concurrió al Ministerio de Economía para denunciar lo que a él le parece que son irregularidades. Es una acusación de él la que inicia un proceso desde esa entidad gubernamental.

Obviamente, cuando el Ministerio de Economía recibe la información hace lo que debe hacer….es decir, tomar contacto con el Colegio para verificar si la información que proporciona Troncoso es verdad o no. Por esa razón en los oficios que emanan del Ministerio aparecen afirmaciones que publican Troncoso y Galdames en su web y que las muestran como si fueran afirmaciones del Ministerio. Pero eso no es cierto, al leer los oficios del Ministerio queda claro que los juicios provienen de la información que proporcionó el mismo Troncoso, y que en ningún caso son afirmaciones del Ministerio de Economía. Todas las consultas del Ministerio han sido respondidas y es información que puede solicitar todo el mundo si lo desea. 

CONCLUSIONES

Para finalizar, me parece necesario señalar que el Colegio de Psicólogos es una organización democrática y que cuenta con las instancias para resolver controversias entre sus miembros. En efecto, en toda organización pueden producirse divergencia de opiniones, y todo integrante tiene el derecho a plantear sus puntos de vista y a ser escuchado.

En ese espíritu, si cualquier colegiado cree que algún colega que desempeña un cargo ha cometido alguna falta en el ejercicio del mismo, tiene el pleno derecho a exponerlo ante las instancias éticas y disciplinarias de la Orden. Es en ese marco y no otro la forma de resolver cualquier acusación o reclamo. Exponer juicios a priori, de forma pública, sin haber agotado antes las instancias disponibles de la Orden constituye una falta al Código de Ética y compromete gravemente los intereses de la organización.

Además, el principio del Debido Proceso garantiza que toda persona acusada tenga derecho a ciertas garantías mínimas, tendientes a asegurar un resultado justo y equitativo dentro de un proceso claro, a permitirle tener la oportunidad de ser oído y a hacer valer sus pretensiones legítimas frente a un juez imparcial. 

En lo personal, el daño moral que estas personas han perpetrado a mi imagen pública ha sido invaluable. La impotencia de ver fotografías mías con mi nombre utilizados sin autorización encabezando “noticias” que ellos mismos redactan revelando supuestos escándalos inexistentes han significado un inmenso desgaste.

En el contexto actual, donde reina la desconfianza hacia las instituciones, las “noticias” amarillas como éstas generan un efecto propagador vertiginoso. La gente no lee con profundidad, entonces el perjuicio se consuma con facilidad. 

Yo no entiendo cual es la motivación que tienen estas personas para causar tanto perjuicio. Daño que por lo demás no me afecta sólo a mí, sino que también al Colegio como institución. Yo no lo comprendo. Esto solo daña la imagen de una institución y desalienta a otros colegas a asumir este tipo de cargos, y no me parece justo. Ni para mi ni para los demás.

Con esto daré por cerrado el tema puesto que he demostrado que son acusaciones mal intencionadas, sin respaldo y muy probablemente motivadas por envidia. Quienes realmente deseen obtener claridad de los hechos tendrán la posibilidad de acceder a la información pertinente, fidedigna y real a partir de este escrito, puesto que nada de lo que he expuesto está oculto. Solo es cosa de consultar.

Síguenos en Facebook

back to top
Info for bonus Review bet365 here.