Menu

Los políticos que trabajaron para la agenda ideológica de género se fueron para la casa

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, al concluir la elección municipal. Foto de ElPaís.com La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, al concluir la elección municipal. Foto de ElPaís.com

El rotundo fracaso de la coalición izquierdista encabezada por la ex funcionaria ONU Mujer, y presidenta de Chile, Michelle Bachelet, tras su obsesión con el aborto y la ideología de género, se hizo sentir en estas elecciones municipales 2016.

Esta coalición izquierdista denominada Nueva Mayoría sufrió una derrota histórica en las elecciones municipales, perdiendo la mayoría de las ciudades importantes, incluida la capital Santiago de Chile. Todo parece indicar que la ingeniería social negativa que se viene implementando en el país tiene mucho que ver.

La alta abstención, cercana al 60%, refleja el descontento de los chilenos para con la gestión de la presidenta Bachelet.

De las diez ciudades más grandes, ocho pasan a la coalición Vamos Chile (Puente Alto, Maipú, La Florida, Santiago, Viña del Mar, San Bernardo, Temuco y Las Condes). En contraste con los resultados de las municipales de 2012 en el que la coalición izquierdista había alcanzado 167 alcaldes.

La Nueva Mayoría pierde 24 municipios quedándose con 143. En cambio, la coalición opositora Chile Vamos, aumenta de 121 a 142.

Uno de los ejemplos más emblemáticos de la derrota política que sufrieron los impulsores de la ideología de género, se ubica en plena capital.

Carolina Tohá, desde su cargo como Alcaldesa de Santiago, generó una gran polémica luego de que repartiera en todos los establecimientos educacionales públicos, una guía sexual que promueve el sexo anal, la “diversidad” y la anticoncepción, entre los niños y adolescentes de la comuna.

Otro ejemplo del castigo de los electores hacia la agenda ideológica de género es la rotunda derrota del candidato a la alcaldía de Conchalí, Rolando Jiménez (PRO), vocero de una organización homosexual.

De los 7 candidatos a alcalde por Conchalí, Jiménez obtuvo el último lugar con tan solo 824 votos de un total de 31.416, lo que equivale a un paupérrimo porcentaje del 2,78%. En comparación con los 8.484 votos que obtuvo el candidato independiente electo René de la Vega, un 28,62% de quien abiertamente declaró en una entrevista para la televisión no estar de acuerdo con la adopción de niños por parte de parejas homosexuales.

Los analistas coinciden en que los resultados de las municipales 2016 en Chile poseen un gran componente de castigo a las reformas emprendidas por Bachelet.

Incluso el diario El País sostiene esta tesis y refiere que “el Ejecutivo, con un 15% de aprobación ciudadana de acuerdo con las encuestas, hasta ahora no ha querido rectificar, pese a que las reformas que ha encabezado cuentan con baja aprobación ciudadana”.

La obstinación del gobierno y su sector político, en aprobar el aborto sí o sí, además de implementar el matrimonio homosexual, junto con la adopción de niños por parte de estas parejas, o el cambio de sexo en niños pequeños, es una clara señal de que este gobierno intenta remar contra la opinión de los chilenos a toda costa. 

Síguenos en facebook

back to top
Info for bonus Review bet365 here.