Menu

Matrimonio igualitario vs derechos de los niños.

Matrimonio igualitario vs derechos de los niños.

Señor director

 ¿Tengo derecho, tú tienes derecho, él tiene.. nosotros tenemos… nosotros tenenos…  ellos tienen derecho?   Parece una VERDAD  sacrosanta.  Me siento con el derecho a afirmar que es sólo una frase. Pocos meditan: el derecho se gana, se obtiene.

El tema se aplica a muchos planos, incluyendo los domésticos y trascendentales. Por ejemplo, tengo derecho a moverme y a subir a un vehículo. Si es de mi propiedad, primero debo tener el estaque lleno con permisos al día. Si no es así no puedo ejercer mi derecho. Ocurre lo mismo si no pago el pasaje del bus.

Las comunidades homosexuales tienen derechos. Los mismos; idénticos derechos. La Constitución no los excluye.  Entonces  ¿se pueden casar?  De todas maneras, pero…se incurre en un error enorme al asegurar que pueden contraer matrimonio con una persona de similar sexo.  Al clamar por esa opción, estos ciudadanos renuncian de manera libre y voluntaria a su derecho a matrimoniarse con una persona de sexo diferente. Es decir, incurren en discriminación. Sin embargo, nunca han perdido su derecho a formalizar de manera solemne a disfrutar su vida sexual y afectiva con otro homosexual.   Y es una decisión me merece todo el respeto.

Esta realidad es simple y diáfana, guste o no guste. Y la razón es poderosa. El matrimonio es la institución legal matriz mediante la cual un hombre y una mujer, de manera voluntaria,  formalizan una sociedad para formar una familia.  Y la ley lo consagra.  Y nuestro mismo marco constitucional brinda otras alternativas para fines similares o de convivencia. Ninguna opción menoscaba a la otra, pero son fines diferentes.

¿Qué inspira entonces a muchas instituciones del Estado, gobiernos, camarillas legislativas y redes de seudo intelectuales que ostentando diplomas, adulteran los objetivos originales tan nobles de la ONU, OEA, Unesco y similares,  forzando mañosamente a la mayoría de las familias de América Latina a aceptar tanta aberración?  Esta campaña incluso busca arrebatar el derecho a educar a nuestros hijos en su más tierna edad mediante un proyecto que debilita la Patria Potestad y acciones similares en la educación pública. 

¿Será una conspiración?.  Me reservo mi conclusión, pero es hora de reaccionar con fuerza. Aquí no está juego el derecho de minorías,  no se trata de cambiar las ideas de viejos calificados como retrógrados bajo el pretexto de la modernización y de que la sociedad ha cambiado o debe cambiar siempre. Lo que está en juego el futuro y derecho natural de nuestros niños y sus padres. Los cerebros que están detrás si  lo saben. 

Samuel Comte Jeria

 

back to top
Info for bonus Review bet365 here.