Menu
RSS

Entrevista a la Sociedad Chilena de Psicología Clínica sobre su desvinculación de la CONAPC

Entrevista a la Sociedad Chilena de Psicología Clínica sobre su desvinculación de la CONAPC

La Sociedad Chilena de Psicología Clínica (SCPC), es la sociedad científica de la psicología más antigua del país. Fundada en el año 1979, convoca y reúne a las personas interesadas en esta ciencia, creando espacios y fomentando vínculos intelectuales, culturales y sociales con entidades similares tanto en Chile como en el extranjero. Además, es la entidad responsable de editar una de las publicaciones científicas más importantes de América Latina e Iberoamérica, “Terapia Psicológica”, la única revista chilena de psicología que ha ingresado a la base de datos más importante del mundo, ISI web of knowledge.

En un convenio de colaboración entre la Sociedad Chilena de Psicología Clínica y el Colegio de Psicólogos de Chile A.G., celebrado en 1994 y protocolizado en 1995, se acordó constituir el organismo denominado Comisión Nacional de Acreditación de Psicólogos Clínicos (CONAPC), dentro de la estructura del Colegio de Psicólogos y con la participación de la SCPC.

Su función era la de certificar la idoneidad y experticia de los psicólogos clínicos, al mismo tiempo estimular el constante perfeccionamiento del ejercicio profesional, así como servir de guía a la comunidad usuaria.

Junto con acreditar programas de post título, ofrecidos por universidades e institutos privados, la CONAPC comenzó a actuar como ente controlador de qué profesionales de la psicología podían realizar atención psicoterapéutica a los usuarios afiliados al Fondo Nacional de Salud (FONASA).

Para poder ser prestadores en FONASA, los psicólogos estaban obligados a cursar un post título “acreditado” por esta comisión. Sin embargo, un dictamen de la Contraloría General de la República revocó esta obligatoriedad.

En dicho dictamen la Contraloría General de la República resolvió que resultaba improcedente que FONASA exigiera a los psicólogos, para su inscripción en la modalidad de libre elección, requisitos de estudios adicionales al correspondiente título profesional.

Posteriormente, la SCPC se retira de la CONAPC, dejando a la comisión sin orgánica para operar.  

Hoy se discute la idea de legislar sobre la creación de especialidades al interior de la psicología, e incluir a la disciplina en la llamada Ley Médica.

Es por estas razones que El Acontecer conversó con el Directorio de la Sociedad Chilena de Psicología Clínica, así conocer de primera fuente cuales fueron las principales motivaciones de su desvinculación con la CONAPC, y así contribuir a esta discusión de interés nacional sobre el futuro de la psicología en Chile.

¿Cómo ven ustedes el tema de las especialidades en el futuro, considerando la posibilidad cierta de que los psicólogos sean incorporados en la llamada Ley Médica?

Para la Sociedad Chilena de Psicología Clínica es muy importante que los psicólogos clínicos se especialicen, además, la práctica psicoterapéutica requiere de formación continua. No basta con alcanzar un determinado nivel de especialización, sino que es ineludible la permanente actualización de los conocimientos.  Este es un proceso que conduce al logro de la excelencia profesional para responder a los requerimientos del ejercicio de la clínica, ya sea privada o pública.

En cuanto a la llamada Ley Médica, consideramos fundamental que a futuro se incluya la Psicología Clínica como especialidad, de la misma manera que lo hicieron con los médicos y odontólogos. En ese contexto, la Sociedad ha iniciado las conversaciones con el Ministerio de Salud y Superintendencia para que en el futuro pueda ser incorporada en la Ley Médica. Se trata de un anhelo por el que estamos trabajando, y que esperamos se concrete dentro del corto o mediano plazo, aunque sabemos que el camino es largo.

Reconocemos y valoramos las gestiones del Colegio de Psicólogos, a través de su Presidenta, que facilitó la propuesta de la Cámara de Diputados para incluir a la psicología clínica en la ley de especialidades.

Como Sociedad Chilena de Psicología Clínica estamos elaborando una propuesta para presentar al Ministerio de Salud, con fundamentos técnicos que respalden el reconocimiento de la Psicología Clínica como una especialidad de la Psicología.

¿Piensan ustedes que la CONAPC o ex CONAPC ya cumplió su prometido, que fue dar alternativas de perfeccionamiento cuando recién surgieron las universidades privadas, considerando que hoy existen muchas instancias formativas que entregan postgrados?

Queremos aclarar que la CONAPC ha certificado a los psicólogos clínicos, como única instancia acreditadora durante muchos años.

Reconocemos que la Comisión ha desarrollado una labor muy valiosa a lo largo de su historia, al certificar las competencias de psicólogos clínicos. Pero también consideramos que debido a los cambios que ha experimentado la formación de psicólogos de pre y post grado, tanto a nivel de universidades como de institutos formadores, creemos que la Sociedad ya cumplió su etapa en la CONAPC.

En las actuales condiciones, no es posible pensar que una sola instancia acreditadora puede realizar a cabalidad tan importante tarea, sino que se requiere del concurso y la participación de otras instancias acreditadoras. Cuáles sean esas instancias, cómo se constituyan y cómo realicen tan delicada tarea, es un tema que requiere de estudios, del concurso de especialistas y de abrir la mirada a lo que ocurre en otros países más adelantados en este proceso.

Por ejemplo, sociedades científicas que agrupen a colegas de un determinado enfoque psicoterapéutico podrían considerar que los criterios uniformes de la CONAPC no serían los más adecuados según su forma de intervenir con pacientes. Además, la psicoterapia no es la única especialidad en psicología clínica y por lo tanto sería aconsejable que surjan instancias que acrediten esas otras especialidades.

La salida de la SCPC fue algo abrupta de la CONAPC ¿tiene algún comentario respecto a esta salida?

La desvinculación de la Sociedad de Psicología Clínica no debería calificarse como de “salida abrupta” sino más bien como parte final de un proceso que se venía desarrollando hace mucho tiempo.

Como Sociedad Científica, constituida por reglamento como garante de las actividades de la Conapc en lo referente a temas académicos, no logramos acuerdos en algunas de las decisiones que se fueron tomando, en especial, en aquellas que no representaban los estándares de calidad que buscábamos para la Psicología Clínica. La decisión de desvincularnos, fue el fruto de largas horas de trabajo, de discusión académica y de análisis de las situaciones puntuales y desacuerdos que se estaban produciendo y que nos desgastaban a todos.  En ningún caso fue una decisión abrupta. Por el contrario, se trató de una decisión largamente meditada.


Noticias Relacionadas

Síguenos en Facebook

back to top
Info for bonus Review bet365 here.