Menu
RSS

Los católicos y la política

Foto de Expansion.com Foto de Expansion.com

Señor director:

Las decisiones de cada uno influyen positiva o negativamente en todos. Por eso no es indiferente ir o no a votar el proximo domingo 17 de diciembre, ya que el bien común nos interpela a todos y cada uno, pues en definitiva nos afecta a todos. Siendo esta responsabilidad un “servicio inestimable de entrega para la consecución del bien común de la sociedad” al decir del Papa Francisco en su mensaje los católicos que asumen responsabilidades políticas al servicio de los pueblos latinoamericanos, celebrado del 1 al 3 de diciembre de 2017 en Bogotá. En efecto, enseña el Papa: “La política es ante todo servicio; La referencia fundamental de este servicio, que requiere constancia, empeño e inteligencia, es el bien común, sin el cual los derechos y las más nobles aspiraciones de las personas, de las familias y de los grupos intermedios en general no podrían realizarse cabalmente, porque faltaría el espacio ordenado y civil en los cuales vivir y operar”. Comprendiendo a la luz del Concilio Vaticano II y la Doctrina Social de la Iglesia que el bien común es «el conjunto de aquellas condiciones de vida social con las cuales los hombres, las familias y las asociaciones pueden lograr con mayor plenitud y facilidad su propia perfección» (Gaudium et spes, n. 74).

Al respecto, el Papa Francisco afirma e insiste: “¡Cuánta necesidad estamos teniendo de una «buena y noble política» y de sus protagonistas hoy en América Latina! ¿Acaso no hay que enfrentar problemas y desafíos de gran magnitud? Ante todo, la custodia del don de la vida en todas sus etapas y manifestaciones. América Latina tiene también necesidad de un crecimiento industrial, tecnológico, auto-sostenido y sustentable, junto con políticas que enfrenten el drama de la pobreza y que apunten a la equidad y a la inclusión, porque no es verdadero desarrollo el que deja a multitudes desamparadas y sigue alimentando una escandalosa desigualdad social. No se puede descuidar una educación integral, que comienza en la familia y se desarrolla en una escolarización para todos y de calidad. Hay que fortalecer el tejido familiar y social”. Y concluye en parte de su mensaje: “Es necesario que los laicos católicos no queden indiferentes a la cosa pública, ni replegados dentro de los templos…”.

P. Fco. Javier Astaburuaga Ossa

Síguenos en Facebook

back to top
Info for bonus Review bet365 here.