Menu
RSS

Navidad y Salud Mental: Un poco de psicología para estas fiestas de fin de año

Foto de Elconfidencial.com Foto de Elconfidencial.com

Estamos a días de la navidad y la tónica son las compras de última hora, celebraciones en familia, los preparativos para la cena familiar y una serie de exigencias que pueden hacer de la navidad un momento del año muy estresante.

Para evitar momentos poco gratos en estas celebraciones de fin de año, entrevistamos al psicólogo Milton Galdames Toledo, para que nos oriente como podemos hacer de esta navidad una fiesta feliz.

Noche de amor noche de paz, para muchos es un momento para celebrar, para otros un momento que prefieren evitar y en algunas familias hasta salen roses del pasado. ¿Cómo conciliar y evitar que se produzcan este tipo de situaciones en la familia?

Definitivamente en esta época del año se disparan los sentimientos, es tal la energía de la influencia que provoca en nosotros, que tanto niños, como mujeres y hombres adultos, se ponen sumamente sentimentales. Recordemos que el cerebro es uno de los órganos más sociables que tiene nuestro cuerpo… y estas fiestas de fin de año nos sugieren reconsiderar situaciones que se viven y se suelen dar ciertas tendencias en nuestra conducta. Es por esto qué, la recomendación a los papás es no salir de casa, que ninguna madre esté fuera de su casa, si hay temas no resueltos la recomendación es bajar la guardia, hacer una tregua, mientras se resuelve el problema de fondo. Las familias deben estar reconciliadas. Los niños sufren mucho cuando sus papás están separados, ya que justamente para la época de navidad y fiestas de año nuevo, las familias o matrimonios con problemas no resueltos suelen estar desintegradas.

Se dice por ahí, que a los amigos se los elige a la familia no. La navidad y la fiesta de año nuevo es un momento para compartir en familia, pero ¿qué hacer si hay dos invitados a la cena que no se toleran entre sí, o de qué hablar con la tía pesada, o con la hermana que siempre se la pasa jodiendo?

Todas las personas tenemos una dimensión luminosa y otra no tanto. El reunirse con la familia en las cenas de fin de año, puede prestarse para que surjan a la superficie uno que otro conflicto, especialmente si es que se han bebido un par de copas de más… Si sabemos que hay dos familiares que no se llevan bien, podemos sentarlos en zonas diferenciadas de la mesa, así evitar tensiones y conflictos innecesarios. Es muy desagradable para todos estar compartiendo con personas que no se llevan bien, de producirse una situación más que tirante, es recomendable la intervención de un tercero para que se hagan las pases.

También es bueno evitar conversaciones que puedan generar algún tipo de conflicto o discusión incomoda, como la política o la religión. Lo mejor es hablar sobre temas felices, como por ejemplo el intercambio mutuo de hechos divertidos, graciosos, compartir información objetiva sobre un tema, hablar de fantasías, sueños, imágenes, metas, deseos, viajes, actividades recientes, actividades pasadas.

Otra de las recomendaciones es poner juntos en un sector de la mesa, a las personas que tienen una buena relación, que comparten gustos y aficiones. Así dividir la mesa por secciones, los amantes de la música por un lado, los aficionados a la tecnología por otro, y a los más clásicos en un lado definido, por ejemplo.   

¿Existe una forma ideal de evitar peleas?

La auto exigencia de conseguir pasar un buen momento, en ocasiones puede jugar en nuestra contra, es bueno tener presente que no es obligación estar exageradamente feliz, o estar particularmente más alegre que el resto de los días del año.

Tampoco estamos obligados a querer a la familia política, pero si estamos obligados a tratarlos con respeto y amabilidad.

Lo mejor es permanecer tranquilos, relajados y gestionar los sentimientos y emociones de la mejor manera que sea posible.

A muchas personas les carga la navidad, no les gusta, por diversos motivos, problemas en la infancia, rupturas, la ausencia de un ser querido. Los que deseamos celebrar la navidad ¿debemos invitar a esas personas o deberíamos dejarlos que se refugien en su soledad?

Las personas que desean replegarse en estas fechas y no participar de las reuniones familiares suelen esgrimir diversos motivos, dicen que es un día comercial, que es una fiesta para los niños, que no se sienten bien, en fin… Es importante revalorar los rituales y eventos familiares, lo más probable es que sus verdaderas motivaciones tengan que ver con temores a estar todos reunidos, estar en familia, por tanto, la recomendación es persuadirlos por todos los medios de que no se marginen de participar con la familia.  Es un hecho que cuando uno de los cónyuges se repliega en su soledad y no participa, puede incomodar a la familia.

En cuanto al tema de los regalos, muchos niños esperan que sus padres o el viejito pascuero les traiga el juguete que sale en la tv, el celular más moderno o una lista numerosa de objetos, en circunstancias de que a veces en la casa el dinero no alcanza para comprar esas cosas ¿cómo pueden los padres decirles a sus hijos que en esta navidad no van a recibir ese regalo?     

La navidad es la oportunidad que tiene la familia para reunirse y compartir un momento agradable, pero también el comercio aprovecha para vender sus productos y para eso echa mano a una fuerte propaganda mediática dirigida a la población infantil, como resultado de eso los niños quieren de todo y a veces los papás no saben qué hacer. Para evitar este tipo de situaciones vendría bien sembrar en ellos, días antes, poner un límite en el número de regalos, tres, cuatro, o uno, lo que la familia considere, así evitar las expectativas altas a la hora de recibirlos y prevenir frustraciones intensas. La idea es provocar en los niños un momento de alegría, como ellos son niños, a menudo necesitan una ayuda para comprenderlo y tomarse el momento de los regalos con esa idea, por eso es bueno sembrarles la idea días antes.

Los papás con personalidades más narcisistas van a tender a compran grandes regalos, con el fin de destacar. También quienes no suelen manifestar el afecto dedicando tiempo de calidad a sus hijos, pueden tender a suplir ese tiempo con regalos caros.

Es valioso para el sano desarrollo de los niños no tener todos los objetos que desean y les ofrece la publicidad. Pese a que esto les cause cierto grado de frustración. Una pequeña dosis de frustración es buena como lección de vida. Las personas que están acostumbradas a experimentar pequeñas dosis de frustración en su infancia tienden a ser más fuertes, a desarrollar recursos para afrontar las situaciones que no son así como les gustaría. Tolerar la frustración es una habilidad que viene bien aprenderla desde pequeños, ya que de adultos puede ser que sea demasiado tarde. Por tanto, el no contar con los recursos económicos para satisfacer todos sus deseos puede representar la oportunidad para influir positivamente en su desarrollo.  

Es muy común que los papás le ofrezcan al hijo un muy buen regalo a fin de año si es que estos suben su promedio o si pasan de curso ¿eso es bueno, o malo?

Lo primero es entender que, si necesitamos premiar las notas de los hijos, es que algo anda mal, ya que los niños no deberían necesitar regalos para disfrutar del aprendizaje… El mejor regalo debería ser la experiencia de descubrir cosas nuevas, desarrollar sus intereses y proponerse nuevos desafíos.

Las buenas notas se han de elogiar, aplaudir, felicitar, idealmente en público (el regaño se hace en privado y las felicitaciones en público), pero nunca comprar, para no condicionar al niño a estímulos materiales para que logren cosas. Además, si el niño no logra cumplir el compromiso, la frustración es doble, porque por un lado no consiguió su meta escolar y por el otro se ha quedado sin regalo.


Las personas interesadas en contactarse con el profesional, lo pueden hacer a través de su página web www.miltongaldames.com, o acercándose directamente a los lugares donde atiende:

Santiago, Vicuña Mackenna 6, 5to piso, of. 2, Plaza Italia, Providencia. Metro Baquedano. Whatsapp: +56 9 94877816.

Los Andes, Manuel Rodríguez 317 - 2do piso- Esquina Maipú. Teléfonos: 3 42 40 7034, 3 42 40 7049, 3 42 40 6770 (Sociedad Médica Auco).

Quillota, Diego Echeverría 463. Teléfono: 332318051, 332318446, 332317963, 332318050.

La Calera, calle: Diego Lillo N°221. Teléfono: 33 2252914.

back to top
Info for bonus Review bet365 here.